Fue sentenciada por apropiación indebida y estafa residual a 602 dos días de prisión remitida, además del pago de multa e inhabilidad de ejercer cargo público.

Este martes en la mañana el Juzgado de Garantía de Angol condenó a la renunciada concejala Bernarda Valenzuela por los delitos de estafa residual y de apropiación indebida, durante una audiencia realizada vía zoom, donde los integrantes de algunos comités se reunieron para presenciar la audiencia en una sede vecinal de esta ciudad.

En las dos condenas la renunciada concejala suma 602 días de prisión de pena remitida, multas por 32 Unidades Tributarias Mensuales, UTM, ($1.610.304) y la suspensión e inhabilidad de ejercer un cargo público mientras dure la sentencia.

Valenzuela fue investigada por la Fiscalía luego que dos comités habitacionales que ella asesoró, Renacer y Quelentaro, presentarán una denuncia en su contra en la PDI el lunes 26 de marzo de 2018, por el delito apropiación indebida, sumándose luego el comité Génesis 1, por estafa residual.

La renunciada concejala fue formalizada el 29 de octubre de 2019, donde el Ministerio Público logró acreditar la falta de alrededor de $19 millones tras un informe pericial contable realizado por la PDI de Temuco. Integrantes del Comité Renacer y Quelentaro, quienes se reunieron en la sede de este último para ver la audiencia, al conocer el fallo manifestaron su satisfacción indicando que “se hizo justicia después de tanto tiempo”.

La foto que acompaña esta crónica corresponde a Bernarda Valenzuela mientras era concejala de Angol, cargo al cual renunció este lunes, un día antes de ser condenada este martes en la mañana, aunque su salida del Concejo Municipal se concretó durante la tarde en una sesión ordinaria del mismo.