Lo señaló Contraloría luego de auditoría al municipio. El funcionario, entre el 1 de enero de 2017 y el 29 de agosto de 2019, modificó  órdenes de ingreso de recursos, correspondientes a multas de infractores de la Ley de Tránsito.

COLLIPULLI.- Una persona que trabajaba como cajero en la municipalidad de Collipulli se apropió indebidamente de más $56 millones, lo que hizo modificando las órdenes de ingreso luego que infractores de la Ley de Tránsito pagaban sus multas acogiéndose al 25% de descuento.

Así fue establecido en un informe final del 25 de junio, luego que la Contraloría General de la República efectuara una auditoría en este municipio.

El informe señala que el funcionario mientras era cajero municipal, en el periodo examinado por Contraloría, entre el 1 de enero de 2017 y 29 de agosto del 2019, se apropió indebidamente de $ 56.812.164.

¿CÓMO LO HACÍA?

Se agrega que este funcionario eliminó y modificó las órdenes de ingreso una vez que los infractores pagaban las multas impuestas por el juez, “procediendo a emitir un nuevo comprobante con el mismo folio girador, pero por un valor inferior, el cual era rendido a Tesorería Municipal y contabilizado por la Dirección de Administración Finanzas de la municipalidad de Collipulli, quedándose con el excedente que resultaba de la diferencia del valor pagado por el infractor y el valor rendido”.

Esta forma de operar del funcionario fue ratificada por él mismo en una declaración voluntaria del 30 de agosto del 2019, cuando recalcó ante los investigadores que esto se venía “dando desde hace varios años”. Contraloría aclara que el monto mencionado se refiere solo al periodo investigado, “sin perjuicio que pueda aumentar por los años anteriores”.

También puntualiza que este cajero mantenía concentradas las funciones relacionadas con el registro de las operaciones de ingresos, “puesto que tenía privilegios para modificar y eliminar órdenes de ingresos, sin que existieran instancias de autorización y aprobación de un superior jerárquico, dicha situación se producía específicamente con los ingresos derivados de infracciones a la ley de tránsito acogidas a las rebajas del 25%”.

SIN CONTROL

La investigación agrega que no había control del superior jerárquico de la Dirección de Administración y Finanzas sobre la administración de los recursos de la caja recaudadora del municipio y que en el periodo auditado “no se han practicado arqueos de fondos y revisiones periódicas del mismo, existiendo solo una revisión parcial de las cuadraturas de cajas diarias entregadas por el cajero municipal, transgrediendo lo establecido en el artículo 11 de la Ley 18.575 Orgánica Constitucional de Bases Generales de la Administración del Estado”, que dispone que las autoridades y jefaturas ejercerán un control jerárquico permanente del funcionamiento de los organismos y del personal de su dependencia.

El municipio no dispone –dice Contraloría- de un manual de procedimientos que regule formalmente los aspectos de control relativos a los procesos y documentos relacionados con las órdenes de ingreso, “que contemplen normas sobre su emisión, impresión, modificación, anulación o eliminación, además de la rendición de cajas diarias y la relación entre la sección de tesorería con otras entidades giradoras”.

Este funcionario fue desvinculado del municipio hace algunos meses, lo que habría ocurrido producto de un sumario administrativo.