Piden medidas para evitar el acoso sexual y laboral que ha afectado a mujeres. Señalan que las víctimas no han tenido el respaldo que necesitan y que muchos episodios no se denuncian por temor a represalias.

ANGOL.- La revisión de los perfiles de los hombres que asumen cargos públicos y la creación de protocolos para denunciar los acosos sexual y laboral a los que se han visto expuesta mujeres, víctimas que no han tenido un respaldo adecuado, solicitó la Coordinadora Feminista 8M Angol, a través de una carta enviada a 70 autoridades, como jefes y jefas de departamento, directores de organismos públicos y autoridades políticas.

La carta plantea que como mujeres feministas organizadas de Angol comunican a quienes está dirigida la misiva que están visibilizando que en esta comuna “las cúpulas de poder, entiéndase alcaldías, direcciones de servicios, jefaturas, etc. son cargos ocupados generalmente por hombres, relegando una vez más a la mujer a un rol asistencial, servicial y de segundo plano”.

VIOLENCIA MACHISTA

Agregan que algunos de estos hombres han ejercido distintas formas de violencia machista, que como organización feminista evidencian y denuncian.

“Algunos de estos hombres “líderes” mantienen un bien sabido historial de ejercicio de violencia machista (abusos de poder, paternidades no ejercidas con responsabilidad, violencia económica, acoso sexual y laboral, entre otras) que por supuesto no compartimos, ni legitimamos. En muchos casos, estas situaciones han sido acalladas, pero hoy -por medio de este acto- reconocemos, evidenciamos y denunciamos que existen y que no contarán con la comodidad de nuestro silencio otra vez”, sostiene la carta.

Por esta situación, la organización feminista solicitó revisar los antecedentes de quienes asumen jefaturas y la creación y/o estudio de los protocolos existentes para denunciar los acosos a las mujeres. “Exigimos la revisión de perfiles de quienes asumen jefaturas y además la creación y/o estudio de protocolos existentes para denunciar en situaciones de acoso, dado que muchos de los casos de acoso laboral – sexual no se denuncian por temor a represalias y por la baja efectividad al momento de sancionar a los responsables”.

Sin embargo las mujeres feministas dijeron que estos hechos sí ocurren, y que saben dónde y quiénes los cometen, agregando que hay que llamarlos por su nombre: “actos de violencia machista que perpetúa el sistema patriarcal”, lo cual está escrito con mayúscula, negritas y subrayando en la carta.

NO ESTÁN SOLAS

Finalmente, la Coordinadora Feminista, también con letras mayúsculas, expresa que no están dispuestas a acepar este tipo de conductas. “El objetivo de este texto es hacerles entender que nuestras compañeras ya no están solas, que los tiempos de impunidad necesariamente deben acabar y que la normalización de sus conductas de acoso y violencia ya no las aceptaremos, ni silenciaremos. Hacemos, además, un llamado a la reflexión por sus actos y conductas y por las responsabilidades que implican. Esperamos, sinceramente, que sean permeables a nuestros argumentos, para así ir construyendo en conjunto esa nueva mirada que el presente nos exige, a todos y todas por igual”.