Enfermeros y Tens en permanente presión.

En la Urgencia del Hospital de Angol trabajan aproximadamente 70 funcionarios divididos en turnos. Ellos deben identificar a los pacientes que concurren con sintomatología respiratoria de los que llegan con otras dolencias. Ellos se suman a los 74 que cumplen funciones en la Unidad de Paciente Crítico, UPC, (donde están la UCI y UTI) del centro asistencial.

La situación es compleja en el recinto asistencial, puesto que está en su máxima capacidad. Incluso, este lunes cuando Malleco7 hizo la nota, en Urgencia había dos pacientes Covid conectados a ventilación mecánica esperando una cama en la UPC, lo cual implica que al menos un enfermero y un Tens, de cada turno de la urgencia, tengan dedicación exclusiva para ellos.

AGOTADOR

La enfermera de urgencia, Javiera Maldonado, indicó que la pandemia ha sido agotadora, porque llevan varios meses de permanente trabajo y porque sienten que la comunidad ayuda muy poco a evitar que el virus se propague. Indicó que “los contagios han aumentado y que los pacientes están llegando cada vez más comprometidos y más graves, generando más presión al sistema”.

Explicó que el hospital está en su máxima capacidad y que sienten la presión por el aumento de los contagios, debido a que aquello implica más ingresos de pacientes. “Nosotros tratamos de dar lo mejor, pero la comunidad no entiende y los contagios seguirán aumentando y nuestro hospital se sigue colapsando”, sostuvo.

Dijo que tienen la preocupación permanente de no contagiarse, porque si eso ocurre también afectarán a sus familias. “Nosotros tomamos todas las medidas para protegernos, el hospital nos ofrece todos los EPP necesarios, pero aun así siempre está el temor de contagiar a alguien de nuestro grupos familiar”, sostuvo.

ESTRESANTE

El Tens Alexis Arias, de la urgencia, indicó que “la experiencia en tiempo de pandemia ha sido estresante, porque cuando esto empezó estuve un mes y medio sin ver a mi hijo; no sabíamos mucho del virus y lo que venía”. Agregó que la Urgencia está colapsada, porque los contagios siguen aumentando y la gente no se está cuidando.