Centro Ecuestre invita a participar de terapias en Angol. Están dirigidas a usuarios con alteraciones del lenguaje, comunicación, voz, habla y comportamiento.

ANGOL.- Sin lugar a dudas los beneficios y los resultados de la equinoterapia son incuestionables, debido a que permiten a quienes participan de estas terapias, principalmente a los niños, controlar e incluso superar trastornos conductuales y físicos importantes. Eso es lo que están haciendo en el Club Ecuestre Butaco, donde desde hace cuatro años trabajan en esta área de la rehabilitación, beneficiando a muchos menores.

La fonoaudióloga Camila Ortega y Leonardo Baeza, del Club Ecuestre Butaco, señalaron que la idea de esta iniciativa es impulsar las terapias fonoaudiológicas, asistida por caballos, en usuarios con alteraciones del lenguaje, comunicación, voz, habla y comportamiento. Es decir, se trabaja en la rehabilitación y la habilitación de pacientes con autismo, trastorno de hiperactividad, traumas, parálisis cerebral, síndrome de Down, trastorno específico del lenguaje, disfonía y problema de audición, entre otros.

NECESIDADES

Camila explicó que “está dirigida a personas de todas la edades que necesiten rehabilitarse de manera neuromuscular, cognitiva, psicológica o de integración sensorial y social”. Señaló que ella trabaja en rehabilitación en el área de equinoterapia y que Leonardo (quien es maestro de equitación) se dedica a la parte de equitación como tirador (guía al caballo durante las terapias).

Leonardo Baeza dijo que el centro ecuestre lleva más de 20 años, pero que la equinoterapia comenzó hace 4 “y hemos trabajado con distintos colegios de Angol. Nosotros les pedimos a los colegios que nos visitan que cuenten con los profesionales adecuados y acá les prestamos el rectángulo de arena con los caballos y el material necesario que los niños puedan necesitar”, explicó.

Señaló que para la equinoterapia tiene tres caballos disponibles, que son idóneos para realizar este trabajo. “En ese aspecto hay que ver la necesidad que tiene el niño también, a los cuales muchas veces les gusta el color de un determinado animal”, sostuvo Leonardo.

ATENCIONES

Esta nueva etapa de equinoterapia comenzó en mayo y hasta ahora han atendido a seis menores, mientras que actualmente están trabajando dos niños semanalmente. “Existe una modalidad flexible por el clima y por la pandemia. Trabajamos 45 minutos con cada niño y también hay que interactuar y conversar con sus padres y sus cuidadores”, explicó Camila.

Precisó que “primero se hace una evaluación inicial, en la que en conjunto con Leonardo determinamos cuál es el caballo más idóneo para la terapia en relación a las necesidades de cada persona, porque se trata de un tratamiento muy específico basado en los intereses, necesidades, dificultades y en las habilidades que también tiene la persona”.

CONSULTAS

Quienes quieran consultar lo pueden hacer al celular +56 9 3403 6716 o a través de las páginas www.instagram.com/clubecuestreangol/;  m.facebook.com/Equinoterapia-Butaco-Angol-101180165473038/ y www.facebook.com/clubecuestreangol.