Dirigentes: haremos todo lo posible para frenar inicio de obras en Avenida O’Higgins

Agrupación de Vecinos recalcó que el proyecto tiene serios errores de diseño y que, si bien el Serviu le efectuó cambios luego que esta organización realizara observaciones, estos no pudieron ser evaluados por su asamblea , ya que por la pandemia de coronavirus no pudo reunirse.

ANGOL.- En una declaración pública, la directiva de la Agrupación de Vecinos de la Avenida O’Higgins planteó que el Serviu Araucanía no consideró las diversas observaciones que efectuaron al proyecto de mejoramiento de esta arteria, que tiene serios problemas de diseño, por lo que harán todo lo que tienen a su alcance para oponerse a su inicio, lo cual podría ocurrir en los próximos días, al informar este Servicio que Contraloría había tomado razón de la adjudicación de la obra a la empresa que la realizará.

CUESTIONAMIENTO

En la declaración la directiva cuestiona a la delegada provincial del Serviu, Rosana Rathgeb, planteando que habría encabezado el equipo técnico que aprobó en forma unilateral y “casi a puertas cerradas” este proyecto, cuando se tenía que considerar las observaciones efectuadas por los dirigentes de los vecinos de la Avenida.

La Agrupación plantea que el Serviu no tomó en consideración lo planteado por ésta y que incluso lo habría omitido, mostrando una contraposición con el sello innovador y vanguardista, “que el mismo Minvu ha promovido en todos sus proyectos, con la participación ciudadana”, lo que en esta iniciativa debía sobresalir y no tener una resistencia constante, lo que indica que algo no está bien hecho.

ERRORES DE DISEÑO

Agregaron que existe una animosidad hacia esta directiva por hacer públicos los errores del proyecto y buscar retrasar en algunos meses su inicio, porque las condiciones no estaban dadas en el país ni en Angol, esto por el estallido social y ahora por la crisis sanitaria, y “porque hay errores de diseño bastante serios que hemos solicitado expresamente se corrijan”, para que Angol no se encuentre con graves problemas urbanísticos al entregarse la obra.

La directiva dijo que rechazan tajantemente el inicio de las obras este semestre y que harán “todo lo que legítimamente esté en nuestras manos para frenar el inicio de esta obra en los próximos días”, planteando que se fracturó la confianza en el Serviu.

Aseguran que desde un inicio han planteado que quieren que este proyecto se realice, pero como corresponde, “pensando en el verdadero progreso de Angol, sin fallas técnicas (que las hay), pero sobre todo con responsabilidad y garantías para la ciudadanía, ya que hoy frente a la pandemia que nos está afectando consideramos, responsablemente, que es imposible iniciar obras antes de la primavera de este 2020”.

Luego pidieron el apoyo de todos los vecinos que no quieran verse afectados por movimientos de tierra y problemas para desplazarse, para que solidaricen, no solo con los comerciantes de la Avenida, sino con todos quiénes resisten hace meses y ahora ven sus ventas agonizar por el coronavirus, para así pedir en una carta que el inicio de obras no ocurra hasta la primavera del 2020.

REUNIÓN CON MINISTRO

Dijeron que en la reunión con el ministro, Cristián Monckeberg, el 2 de marzo, éste empatizó con la preocupación que le expresaron por cómo se vería afectada la comunidad con el inicio de obras, mostrándose llano a atender la petición de retrasar su comienzo, indicando a la delegada provincial del Serviu suspender el ingreso de la toma de razón a Contraloría para la adjudicación a la constructora, hasta que hubiese total consenso en las observaciones planteadas por ellos como dirigentes, lo que no sucedió.

Indicaron que el Serviu entregaría una propuesta a su directiva y para eso los citaron a reunión el 18 de marzo, sin embargo, como la fase 4 de la pandemia se inició días antes, esto no se pudo efectuar obedeciendo a la petición del mismo Presidente; de ahí no hubo ninguna respuesta del Serviu, hasta que días después envió a los dirigentes un mail con una minuta que consideraba modificaciones al proyecto, las que no pudieron analizar porque la asamblea no podía reunirse por el riesgo del coronavirus.

La declaración – firmada por el  presidente de esta Agrupación, Juan Carlos Contreras- señala que están “en absoluto disgusto y sin encontrar una lógica explicación a esta lamentable decisión de poner la obra en funcionamiento en plena pandemia de coronavirus. Inaceptable”.