Sufrieron grave accidente al volcar camión en que transportaban tomates. Uno quedó con lesiones graves y está hospitalizado. Perdieron todo su capital de trabajo y ahora piden apoyo para salir adelante.

ANGOL.- En una complicada situación de salud y económica se encuentran dos jóvenes emprendedores angolinos quienes sufrieron un grave accidente, luego que el camión en que viajaban a dejar tomates a Arauco volcara en la ruta que une a Purén con Contulmo. Se trata de Juan Luis Rojas Figueroa, de 30 años, y de Carlos Carrasco Mardones, de 31 años, quienes salvaron milagrosamente tras volcar por más de 40 metros hacia una quebrada.

Producto de aquello Carlos Carrasco, quien era conductor del camión, quedó con fracturas en ambas caderas, en su columna y en su hombro izquierdo, mientras que su concuñado Juan Rojas, resultó con lesiones y heridas en su espalda, a la altura de los riñones, las cuales lo mantienen en reposo en su hogar.

ACCIDENTE

En conversación con Malleco7, Juan Rojas, manifestó que el accidente ocurrió el jueves 23 de enero, a eso de las 19.30 horas, cuando viajaban desde Angol a Arauco a dejar tomates, negocio en el que estaban ambos emprendiendo como asociados. En el tramo carretero entre Purén y Contulmo y cuando bajaban por la cuesta del sector el Límite el camión marca Yuejin se quedó sin frenos. “Carlos me avisó se le cortaron los frenos y le señalé que se apegara a las barreras de contención para tratar de contener el camión, el cual ya estaba tomando mucho impulso cuesta abajo. Estábamos preocupados porque delante nuestro iba un vehículo con personas y los podíamos aprisionar contra un camión grande que transitaba un poco más adelante”, explicó el joven.

MILAGRO

Luego de aquello –según explicó- el camión tres cuartos, en que transportaban 250 cajas de tomate, traspasó la barrera de contención volcando espectacularmente alrededor de 40 metros, pasando incluso muy cerca del vehículo menor. Ambos quedaron conscientes; mucha gente se acercó a ayudarlos y les decían que estuvieran tranquilos porque ya habían llamado a los servicios de emergencias, los cuales llegaron a los pocos minutos para rescatarlos entre los fierros retorcidos. Juan señaló que los propios paramédicos y los rescatistas de bomberos les señalaron que fue un milagro que alguno de ellos no hubiese fallecido, por las condiciones en que se dio el accidente y en el lugar en que sucedió.

DIAGNOSTICO

En el centro asistencial de Contulmo, donde fueron trasladados, los médicos luego de hacer radiografías a ambos, determinaron que Carlos Carrasco tenía una fractura de columna que no tenía mayores complicaciones y los hicieron pasar una noche y los dieron de alta. Llegaron a Angol el viernes y luego de pasar el sábado con dolores, Carlos fue llevado al mediodía del domingo al hospital, donde el médico de turno lo envió a Los Ángeles para un scanner, donde tampoco le encontraron nada.

Lo enviaron de regreso a Angol y otro médico de turno, ante la quejas de dolor de la víctima volvió a revisar el scanner, notó las fracturas en las caderas, columna y el hombro izquierdo, por lo que fue hospitalizado y está a la espera de ser enviado a Temuco para ser intervenido.

CREDITO

Juan y Carlos habían pedido un crédito al Fondo Esperanza de un millón 100 mil pesos, el cual ahora tienen que pagar; además Carlos debía la última cuota del camión, el cual todavía no está a su nombre. “Perdimos toda la inversión y nos quedamos sin fuente laboral y no sabemos qué hacer; Carlos además está muy complicado de salud y nuestra situación es preocupante, seguramente vamos a necesitar ayuda para salir adelante y pagar todo lo que debemos y alimentar a sus familias”, manifestó Juan.