Amador Gutiérrez destacó que residencia sanitaria, en Angol, permitirá que personas hagan su aislamiento en este recinto para evitar contagiar a otros familiares.

En la visita del jueves el propietario del Hotel Millaray, Amador Gutiérrez, dijo que en principio su personal estaba receloso de participar de esta residencia sanitaria, pero después, cuando se acordó que estos trabajadores no tendrán que entrar a las habitaciones de los pacientes, estuvieron dispuestos a laborar en esta iniciativa.

En todo caso, Gutiérrez precisó que sólo trabajarán tres personas del hotel, dos que lo harán durante el día y el nochero que estará en horario nocturno y que, entre cosas, tiene a su cargo la caldera.

El empresario igualmente mostró un sano orgullo de poder contribuir y que esta residencia sanitaria sea un alivio para las familias que tienen a una persona contagiada y que tiene que dejar el hogar. “Lógicamente porque estamos cooperando a que esto se alivie para mucha gente, es un alivio, porque hay personas que viven tres, cuatro, cinco en una casa y una de las personas tiene que salir de ahí”, puntualizó.

Por último, reconoció que arrendar su hotel para esta labor significará también un respiro, por la difícil situación que vive el rubro del turismo por esta emergencia sanitaria.