Gonzalo Arenas, nuevo asesor especial de asuntos indígenas del Gobierno, convencido de la necesidad de solución política al conflicto mapuche

El ex diputado por Malleco dijo que esto tiene que hacerse en paralelo con la acción policial y judicial para enfrentar los delitos y para que se respete el estado de derecho.

MALLECO.- Partidario de buscar una solución política al conflicto mapuche, pero manteniendo una acción policial y judicial eficaz para enfrentar los delitos, se mostró en Angol el nuevo asesor especial de asuntos indígena del gobierno y ex diputado por Malleco, el abogado Gonzalo Arenas Hödar.

Arenas asumió en este cargo el 17 de julio, donde tendrá que coordinar la política indígena del gobierno en los distintos ministerios, asesorándolos para que tomen determinaciones con pertinencia indígena y para avanzar en los objetivos del ejecutivo.

CAMINO POLÍTICO

Al plantearle que hay muchos actores políticos en el gobierno que buscan enfrentar el conflicto con mayores acciones policiales y judiciales y con más castigos para los autores de delitos, pero también hay quienes plantean que se requiere una solución política, y al preguntarle si él ve posible está vía, se mostró convencido de que es el camino, pero sin descuidar la acción policial y judicial.

“Yo estoy convencido de que la solución es política, aquí esto superó ya un tema netamente policial, de seguridad o de asistencia social y de pobreza, aquí hay un componente político que es importante, eso no implica que carabineros y los tribunales no tengan que hacer su labor, tienen que hacerla y muy eficazmente, porque la gente necesita protección, y no son las mismas personas que cometen los delitos los que piden demandas políticas o territoriales, muchas veces los unos contaminan a los otros en la opinión pública, la gran mayoría de las comunidades son pacificas, quieren conversar”, dijo.

“No veo que sea incompatible buscar una solución política, conversar, con que el estado de derecho se cuide en los delitos que se cometan; aquí el diálogo y la apertura no pueden significar relajar las leyes y las normas que protegen al resto de los ciudadanos”, agregó Arenas.

CONSULTA INDÍGENA

Una de sus primeras tareas en el nuevo cargo es reunir información para evaluar la Consulta Indígena que el ministro de Desarrollo Social puso en pausa por 45 días para analizar qué se hizo bien, mal y qué faltó, y luego el gobierno pueda decidir si la continuará o no, dijo Arenas.

Respecto de esta Consulta, Arenas señaló que hubo problemas de violencia, muchos talleres para entregar información que no se concretaron por distintos factores; participación de personas con un sesgo ideológico político que buscaban que ésta fracasara, que desinformaron a mucha gente, agregando que también hubo “problemas nuestros como gobierno, de organización, de entregar un mensaje más claro”.

Al plantearle que una de las mayores críticas a la Consulta fue que estaba hecha  para cambiar la Ley Indígena, para que las tierras con este carácter pudieran subdividirse, Arenas dijo que buscaba algo que piden con insistencia en las comunidades, que manteniendo su espíritu comunitario sus miembros puedan tener títulos de dominio individuales, “no para venderlos a una persona no mapuche, no para entregarlos a otras personas X, sino que les dé una certeza jurídica que les permita, por ejemplo, pedir un crédito para la vivienda o para invertir, postular a subsidio y también para dejarle a sus hijos, cuando no hay títulos individuales de dominio no existe la forma en que se traspasa la herencia como tiene cualquier persona en Chile”.

FACTOR CATRILLANCA

Al preguntarle por qué el gobierno no ha podido frenar la violencia en La Araucanía como se comprometió, la cual ha aumentado notablemente en relación al gobierno de Bachelet, Arenas señaló que la violencia es cíclica acá, con periodos más altos que otros y que ahora estamos en uno elevado por la muerte de Camilo Catrillanca.

“Los problemas que hubo con la muerte de Catrillanca sin duda que afectaron también el ambiente de diálogo y de convivencia y lo que estamos haciendo ahora es tratar de reanudar el diálogo con las comunidades, tratar de reanudar la política indígena del gobierno, que es mucho más que la Consulta, está todo el proyecto del Consejo de Pueblos Indígenas, el Ministerio de Pueblos Indígenas, el reconocimiento constitucional, la forma de ayudar más en los territorios”, dijo Arenas.

Dijo que están en el proceso de retomar las confianzas para conversar, porque ésta es una herramienta lenta, pero efectiva, y que antes de buscar una solución hay que institucionalizar el conflicto.

Por último, Gonzalo Arenas -quien estuvo en un medio de comunicación con su amigo, el concejal Américo Lantaño- dijo que estar en La Araucanía ejerciendo un cargo público nacional era una gran satisfacción porque quiere mucho a esta zona.