Ella está conectada a ventilador mecánico en Hospital de Los Ángeles, y él permanece en la UTI de Nueva Imperial; en su casa sus dos hijos jóvenes y un nieto de 2 años, también con el virus, efectúan la cuarentena.

VICTORIA.- La situación de los funcionarios de los hospitales de Angol y Victoria contagiados con Covid -19, que hasta ahora solo había sido conocida en números, que indican que son alrededor de 50 estos héroes de la primera línea contra la pandemia afectados, tomó en las últimas horas un dramático rostro, el de un matrimonio que se encuentra grave, mientras sus dos jóvenes hijos y un nieto de solo 2 años, también contagiados, siguen en cuarentena y pidiendo a Dios por el regreso con vida de sus padres.

LOS FUNCIONARIOS

Se trata de los paramédicos del Hospital de Victoria, Marisol Cuevas Robles, de 58 años, y su esposo, Adolfo Mariñanco Nahuelcura, de 61. Ella comenzó con complicaciones de salud el jueves 16 de abril, por lo que se le hizo el examen PCR, resultando positiva a coronavirus, por lo que permaneció una semana aislada en su casa, hasta que el lunes 26 al agravarse quedó internada en el servicio de medicina del hospital local y el jueves 30 fue derivada al Hospital de Los Ángeles, donde permanece conectada a ventilador mecánico.

En tanto, su esposo, Adolfo Mariñanco, quien trabaja en pabellón del Hospital de Victoria, al ser contacto estrecho de su esposa también se efectuó el examen, que resultó positivo y el miércoles 29, un día antes de que ella fuera llevada a Los Ángeles, se efectuó en el Hospital de Victoria un escáner, que reveló que tenía un principio de neumonía, por lo que quedó internado y después fue llevado al centro asistencial de Nueva Imperial, donde está grave en la Unidad de Tratamientos Intermedios, UTI.

Mientras ambos están en esta condición, sus hijos jóvenes y un nieto de sólo 2 años, también contagiados, siguen en cuarentena en su vivienda de la población Quilapan, de Victoria, esperando que sus padres vuelvan a casa con vida.

HOSPITAL DE VICTORIA

Gustavo Mariñanco, hijo del matrimonio, al ser consultado por www.libertaddigital.cl respecto si sus padres se habían contagiado en el Hospital de Victoria, señaló que “absolutamente, absolutamente, desde que comenzó esta pandemia en Chile, que fue a mediados de marzo, nosotros evitamos salir a cualquier parte, estábamos en la casa, salíamos los fines de semana a los lugares apartados a tomar aire, para salir de la rutina; los únicos que iban a los supermercados eran mis padres, pero lo hacían con guantes y mascarillas, esto se origina totalmente por el brote que hubo en el servicio de cirugía del Hospital de Victoria, eso yo se lo aseguro”, dijo el joven al medio de comunicación mencionado.

Al ser consultado el joven si quieren que esto se investigue, dijo que sí, pero a futuro, porque lo que más desean ahora con su hermana es que sus padres vuelvan a casa, “para ser la familia feliz que éramos, después que se investigue, porque estamos pasando cosas no deberíamos estar pasando, ¿qué culpa tiene un niños de 2 años de estar contagiado?”, dijo Gustavo Mariñanco a www.libertaddigital.cl