Pablo Castro Amaza llegó con una maleta cargada de nuevas experiencias. Ahora se está tomando unos días de descanso para poder comenzar a preparar su examen de grado y titularse de abogado.

ANGOL.- El 24 de septiembre pasado el joven angolino, egresado de la carrera de Derecho de la Universidad de Concepción, Pablo Castro Amaza (24), terminó su pasantía de tres meses en la ciudad de Hamburgo, en Alemania, y regresó a Chile con una maleta cargada de nuevos conocimientos y de una experiencia única.

Pablo Sebastián hizo su pasantía en la Fundación Unión Europea-América Latina y el Caribe (Eu-Lac). Es el único latinoamericano que fue seleccionado, siendo además el primer alumno de universidades de regiones en Chile que consigue llegar a esta instancia, debido a que en años anteriores todos los beneficiados chilenos estudiaban en Santiago.

Regresó a la capital de Malleco a la semana siguiente y se tomó un descanso para retomar energías y comenzar a prepararse para su examen de grado.

PRIMER

Dijo a Malleco7 que tenía muchas cosas que contar y narró que “el equipo con el que trabajé en Hamburgo era de primer nivel, el ambiente laboral tenía condiciones inmejorables y mi permanencia me permitió mejorar aún más habilidades y manejo del idioma inglés, lo que sin duda me va a servir mucho en la vida profesional”.

Sostuvo que, en general, su trabajo fue “bastante grato”, aunque con muchas exigencias, “pero nada es imposible de realizar; la verdad es que me siento súper honrado de haber podido trabajar con ese equipo personas, donde todo lo que se hace tiene que ser muy acabado; fue un lujo y no puedo pedir más”. Explicó que toda la experiencia que adquirió le va a servir para su curriculum, “lo que me dará un impulso gigante en el futuro”.

PANDEMIA

Pablo Castro explicó que en Alemania hay una tremenda diferencia con Chile en relación a cómo enfrentar la pandemia. Dijo que no se usaba mascarilla en la calle, solo en los lugares cerrados como oficinas o comercio. Destacó también que hay ciertos lugares, “a los cuales se puede entrar solamente si estas vacunado”, aunque dijo que en Ámsterdam, en Países Bajos (Holanda), lugar que tuvo la posibilidad de visitar, existen mayores libertades en materia sanitaria.

Manifestó que la vacuna Sinovac, con la cual se vacunó él y la mayoría de los chilenos, en Alemania no es reconocida, “por lo que  tuve algunos problemas para ingresar a lugares”. Dijo que a veces debía conversar con los encargados para que le permitieran entrar.

ORDENADOS

Indicó que Alemania hay una cultura del reciclaje “súper fuerte, pueden reciclar las latas, botellas de plástico y de vidrio y las llevas a los supermercados y te devuelven plata”. Agregó que a los niños para Navidad o celebraciones les dan libros de regalo, así como también los adultos son muy cuidadosos de no darles malos ejemplos.

Agregó que los alemanes tienen fama de ser fríos y distantes, “lo que es verdad, porque son muy precisos en lo que hacen y son muy directos cuando hablan; si les molesta algo te lo dicen y después siguen como si nada; los chilenos nos damos más vueltas”. Señaló que los chilenos y los latinos son más abiertos a conocer a otras personas, “en cambio allá son más reacios”, aunque reconoció que cuando los conocen “muy simpáticos”.

Destacó los avances en educación, donde el bien común es el objetivo principal. Todos tienen las mismas oportunidades en los distintos niveles educativos, indicando que es diferente a lo que se hace en Chile y en Latinoamérica en general.