La generosa alegría del “Mimo Chiporro” de Carabineros en Angol

El sargento segundo, Gabriel Anabalón Reyes, creó este llamativo personaje, que es “policía, mimo y niño a la vez”, el cual tiene gran llegada con pequeños y adultos. Nació después de una compleja operación al corazón que tuvo el funcionario.

ANGOL.- Con su cara blanca y su nariz verde, y con su uniforme de carabinero sorprendió entreteniendo a los parvulitos que visitaron a los funcionarios de la Primera Comisaría y también en el desfile institucional el 26 de abril; ahí se supo que el personaje se llamaba “Mimo Chiporro”, pero pocos conocían que el actor es un sargento segundo de Carabineros, Gabriel Anabalón Reyes, quien desde esos días ha llevado su gracia, talento y generosidad para entretener a los niños en más de 25 eventos, como el jueves en el Gobierno Terreno, frente a la Gobernación, donde hasta fue parte del baile entretenido.

El “Mimo Chiporro”, siempre como parte de Carabineros, ha participado en múltiples actividades para entretener a los niños, como cuando después de una ceremonia, en la Prefectura, donde se reconoció sus 20 años de servicio, se fue a su casa, se personificó y fue a regalar alegría a los peques en el hospital.

EL PERSONAJE

Siempre va con su faz blanca y su nariz verde, con uniformes antiguos dados de baja y como buen mimo con una maleta en la cual lleva globos y el bombín para regalar a los niños las creaciones de globoflexia, trucos de magia y hasta un muñeco. La figura alta y lúdica de este mimo parece pedir vía libre para la entretención con una graciosa pequeña baliza que instaló sobre su antiguo casco de FF.EE.

Malleco7 dialogó con el sargento Anabalón para conocer cómo nació Mimo Chiporro, que al incluir este segundo nombre alude a los carabineros más jóvenes, es decir, es un mimo, policía y niño a la vez. El funcionario, que lleva 21 años en la Institución, 20 de ellos en Angol, dijo que siempre había querido hacer un personaje en Carabineros, hasta que le nació éste.

OPERACIÓN AL CORAZÓN

La idea de crear este personaje le nació al sargento después de efectuarse una compleja operación al corazón, el 2017, al padecer fibrilación auricular. “Como que dio un giro mi vida después de la operación, como que quería ayudar más a las personas, eso quiero hacer con el personaje, ayudar a las personas, quiero llegar a ellas, a los niños, a los adultos mayores”.

El sabe que esto lo puede hacer con su personaje en Carabineros y quizás por eso lo pone en escena con alegría y entusiasmo. “Carabineros siempre ha trabajado por la ciudadanía, siempre ha estado con ellos y siempre quiere hacer lo mejor y yo quiero llegar a la gente para que sepan que no es solo andar en la calle carabineros, igual puede hacer reír en los colegios a los niños, a la gente que está postrada en cama”.

LOS APOYOS

Cuenta que desde un inicio ha tenido el apoyo de sus compañeros de trabajo y del comisario, mayor Eduardo Rosales, y agrega que aunque el personaje echa la talla en buen sentido, siempre lo hace con un límite.

Este espíritu alegre y generoso el sargento Anabalón lo comparte con su familia, ya que con su esposa crearon la agrupación Narices Coloradas de Angol, que con payasos de hospital lleva a alegría a estos centros médicos; y también con su hijo de 7 años, quien ya lo acompaña de mimo en algunas actuaciones.