Liceo Industrial de Angol en terreno

Establecimiento educacional hace un trabajo con sus alumnos en distintas comunas.

ANGOL.- A más de cuatro meses de suspendidas las clases presenciales, los establecimientos educacionales se han visto enfrentados a tener que readecuar sus procesos pedagógicos y dar apoyo a sus estudiantes; el Liceo Industrial de Angol pudo iniciar rápidamente la modalidad de clases virtuales a través de Google Classroom, plataforma por la cual se comunican profesores y estudiantes, resuelven dudas, completan tareas e incluso participan de Evaluaciones Formativas.

PARA TODOS LOS ALUMNOS

Pero no todo ha sido plataforma, pues el déficit de conectividad de la región es evidente y esto restringe la participación en las clases en Internet. Lo cual, de acuerdo a la visión planteada por el establecimiento, no puede ser una limitante. En conversación con el director, Sebastián Donoso, comenta que “tenemos cerca de un 55% de estudiantes en plataforma, trabajando de forma activa y eso es muy positivo, ya que les permite seguir recibiendo su formación a través de una metodología distinta, pero sin perder la calidad; ahora bien, nosotros también trabajamos para el otro 45%, para esto se ajustaron muchos procesos internos y sobre todo hemos precisado el contacto con ellos para poder entregar el material y llegar a todos nuestros estudiantes”.

La entrega de material a la que se refiere el director es un proceso que se inició cuando partió la suspensión de clases, pero este proceso nos comenta que ha ido cambiando en cuanto al tipo de material entregado y a los procedimientos para entregarlo, poniendo énfasis en el bienestar de los estudiantes, físico y emocional.

Uno de los elementos característicos del Liceo Industrial es que gran parte de su matrícula, cerca de un 40%, la componen estudiantes que viven en las comunas aledañas a Angol, es decir, Renaico, Los Sauces, Collipulli, Purén, entre otras, incluso algunas más lejanas. Esto, ya que el establecimiento cuenta con un internado que hoy posee una matrícula de 101 estudiantes; como pocos en la zona su matrícula ha ido en aumento, aunque por la contingencia el internado actualmente no está funcionando. Lo anterior implica que el esfuerzo sea aún mayor para poder hacer la entrega del material.

NO TODO ES ESTUDIOS

También los apoyos económicos se han estado coordinando en el establecimiento, mediante colectas internas entre funcionarios, entre los cursos y el Centro de Padres y Apoderados, que a la fecha han hecho entrega de 40 canastas a estudiantes cuyas familias han atravesado por situaciones económicas complejas, según la información recogida por los profesores jefes. También en la última entrega de material en terreno, a los estudiantes de internado, quienes no habían podido acceder a canastas provistas por la Junaeb y a quienes además no cuentan con buena conectividad, se les asignó una canasta de alimentos gestionada con el establecimiento y la administración del Liceo.