Lina Escobar Baeza es Premio Municipal de Arte

Jurado estuvo compuesto por 5 personas que antes recibieron este mismo galardón.

Uno de sus primeros recuerdos de la relación con la literatura que tiene Lina Escobar Baeza es el primer lugar que obtuvo, cuando tenía 13 años, en un concurso escolar que en Angol se denominó “Composición para la paz”, esto a propósito de las cruentas guerras mundiales, y en estos días, después de décadas dedicadas a la escritura, con dos libros publicados, recibirá el Premio Municipal de Arte.

El jurado que efectuó la selección estuvo compuesto por 5 personas que antes recibieron este mismo galardón: Luis Obreque, Wellington Rojas, Josette Darmendrail, Florentino Morales y Hugo Gallegos, quienes sesionaron el lunes para analizar varias postulaciones, determinando entregar el premio a Escobar Baeza.

Esta determinación fue ratificada el martes en forma unánime por el Concejo Municipal, presidido por el alcalde Enrique Neira, por lo que ella recibirá este importante Premio en la ceremonia por el Aniversario de Angol.

La escritora ha publicado dos libros con autoedición, como fueron el de poemas “Huellas con almas”, y el de cuentos “Esperanza amarilla”, teniendo un tercero llamado “Tras la felicidad”, cuya publicación se vio retardada luego de un incendio que destruyó su casa.

Consultada Lina Escobar por este Premio, dijo que le generaba “una gran felicidad y también era una sorpresa bonita porque siempre me ha gustado escribir”, agregando que sabía que obtenerlo era muy difícil.

Además de su obra, la escritora impulsó la creación de talleres literarios y efectuó concursos, por ejemplo para los 100 años del natalicio de Pablo Neruda.

Lina Escobar dijo que para ella la literatura lo era todo, ya sea escribiendo y en la lectura, agregando que le daba pena ver a los niños sólo utilizando el celular, cuando hay un mundo fantástico que los espera en los libros.

Cambios importantes

Consultado el presidente de la Comisión de Educación del Concejo, Américo Lantaño, señaló que este año se efectuaron dos modificaciones importantes, como fueron que podían postular escritores que no habían nacido en Angol, pero que acreditaran 10 años viviendo y desarrollando su arte en esta ciudad, y también se aumentó el premio de 1.000 a 1.500 dólares, lo que significa poco más de un millón de pesos.