Edificio consistorial de Traiguén también se vio afectado parcialmente por un siniestro. Inmuebles estaban tomados para exigir al gobierno una solución a la huelga de hambre de los presos mapuches.

La municipalidad de Ercilla completamente destruida por un incendio y otro siniestro que afectó parcialmente al edificio consistorial de Traiguén, se produjeron durante la noche y madrugada de este domingo, los cuales estaban tomados para exigir al gobierno una solución para la huelga de hambre que llevan adelante presos mapuches por alrededor de 90 días.
Los siniestros tuvieron como contexto los intentos de desalojo que civiles hicieron de los municipios ocupados, los que permanecían en esta situación desde el lunes pasado.
Los primeros incidentes ocurrieron alrededor de las 22 horas, cuando decenas de vecinos de Curacautín llegaron al edificio consistorial de esta comuna para desalojarlo, donde hubo enfrentamientos con los manifestantes que los tenían ocupado; en esta situación fueron quemadas dos camionetas, las que pertenecerían a los manifestantes que estaban al interior.
A los pocos minutos de ocurrido esto en Curacautín, grupos de vecinos intentaron desalojar la municipalidad de Victoria, donde también hubo enfrentamiento con los manifestantes que estaban al interior, incluso hay imágenes en que se ve la quema un rehue, sitio ceremonial mapuche, instalado en la plaza de esta ciudad.
Los hechos más graves ocurrieron pasado las 3 de la madrugada, cuando el municipio de Ercilla, que también estaba ocupado, resultó totalmente destruido por un incendio, el cual afectó también a camiones y un bus del mismo. (Fotografías cedidas)