Andresito Álvarez Lonconao, fue dado de alta y enviado a una casa hogar, donde residen todos los menores que presentan mejoría ante complicadas enfermedades

ANGOL.- El niño angolino Andrés Álvarez Lonconao, de 2 años y 9 meses, fue dado de alta este jueves desde el Hospital Luis Calvo Mackenna, en la comuna de Providencia, lugar en que se encontraba internado después de haber sido trasplantado de médula ósea, producto de una Leucemia Mieloide Aguda M7 que le fue diagnosticada hace dos años.

Así lo señaló a Malleco7 su padre, Andrés, quien indicó que el alta médica marca la recuperación que ha tenido el menor después de angustiosos nueve meses de hospitalización (había sido internado en diciembre pasado y operado el 31 de ese mismo mes).

Explicó que el niño fue enviado a una casa hogar del mencionado hospital, lugar al que llegan todos los menores que presentan mejorías frente a complicadas enfermedades. Allí deberá permanecer por un tiempo indeterminado, mientras su recuperación sigue siendo evaluada por los médicos que están a cargo de su tratamiento. Si el proceso avanza sin mayores complicaciones, según explicó su progenitor, el pequeño podría volver a Angol junto a los suyos.

COMPLICADO

Andrés Álvarez señaló que los nueve meses de hospitalización en la unidad de Trasplante de Médula Ósea, TMO, del hospital Luis Calvo Mackenna, fueron muy complicados, debido a que Andresito sufrió varios problemas médicos que lo tuvieron en una compleja situación de salud, incluso al borde de la muerte. El niño, entre otras cosas, padeció en dos oportunidades de un “Eich”, enfermedad donde la médula ósea trasplantada de un donante ataca al receptor, lo cual le provocó severas infecciones y una serie de hemorragias internas.

Asimismo, tuvo complicaciones provocadas por un hongo que comenzó a circular en su torrente sanguíneo, llamado Galactomanano, razón por la cual debió ser intervenido hace unas semanas, oportunidad donde le fue extirpado parte de su pulmón derecho, debido a que el hongo se alojó en ese lugar provocando un severo daño.

LUCHADOR

Pero Andresito no ha dejado de luchar y ha salido airoso de las situaciones más complicadas que ha debido enfrentar y en esta oportunidad no fue la excepción. A partir de allí logró avances importantes y comenzó una rápida recuperación que le permitió poder ser dado de alta por los médicos este jueves e irse hasta la casa hogar junto a su madre, Carolina. La residencia se ubica en la comuna de Ñuñoa, en la región Metropolitana, según explicó su padre.

Andresito, sin embargo todavía, tiene mucho camino que avanzar, debido a que aún no puede ingerir su alimentación por vía oral y todo se hace a través de una sonda que va directamente a su estómago, punto sobre el cual los médicos han prestado mucha atención, razón por la que permanentemente está siendo evaluado.

AGRADECIMIENTOS

Andrés Álvarez padre aprovechó la oportunidad de agradecer las innumerables muestras de cariño y apoyo que ha recibido su hijo durante este tiempo, indicando que aquello es precisamente lo que ha ayudado a su hijo a recuperarse.