Pesar por fallecimiento de joven dirigente de personas con capacidades diferentes

Yan Araneda Maldonado no pudo superar grave infección en Hospital de Concepción. Familiares y amigos destacan labor que realizaba para conseguir mejoras que permitieran dar una mejor calidad de vida a personas en su condición.

ANGOL.- Pesar causó en la comunidad angolina el fallecimiento de Yan Araneda Maldonado, un joven de 25 años, quien sufría una Hidrocefalia que lo mantenía en una silla de ruedas. Dejó de existir este domingo a las 22.16 horas, en el Hospital Regional de Concepción, producto de una infección contra la cual luchó por más de 4 meses.

Miguel Araneda, hermano de Yan, señaló que “él nació con Hidrocefalia y desde el primer minuto de vida le colocaron una válvula derivativa que hacía la función de drenar los líquidos del cerebro. Hasta los 24 años nunca tuvo problemas y en enero pasado, se enfermó cuando estaba de vacaciones en Concepción. Lo llevamos al Hospital Regional de esa ciudad, donde le encontraron que su válvula estaba tapada”. Agregó luego que “fue sometido a una cirugía de urgencia, la cual medicamente resultó bien, pero en el post operatorio convulsionó, lo que le provocó un paro cardiorrespiratorio”.

Agregó que pasó 2 meses en la UCI. “Iba saliendo adelante hasta que fue intervenido nuevamente para solucionar el problema que tenía y lo tomó una nueva infección intrahospitalaria, la cual logró eliminar. Estaba en franca recuperación y nuevamente agarró otra bacteria y hubo que volver atrás y hacer el mismo proceso. Finalmente fueron 3 operaciones en su cabeza lo que finalmente fue dañando su salud y sus defensas”, explicó

GUERRERO

Explicó que “Yan fue un guerrero, no quería rendirse. Como familia nos sentimos muy orgullosos de él porque lo dio todo. Falleció de una infección agresiva (ventriculitis) que le fue apagando lentamente su cerebro y sus órganos hasta que llegó al corazón”. Señaló que “mi hermano era una persona muy activa; en la intimidad familiar yo le decía Don Pepe, porque no se perdía de nada; nunca su discapacidad fue impedimento para alcanzar sus metas. Yo creo que fue una de las grandes enseñanzas que nos dejó como familia y a sus amigos, porque pese a su discapacidad él consiguió todo lo que se propuso”.

Yan Araneda era secretario de la Agrupación de Discapacitados Físicos Bienestar de Angol y ocupaba el mismo cargo Agrupación de Deportes, “Los Pumas de Nahuelbuta”, explicó su hermano. “Él participaba siempre en eso, porque a le costaba mucho ir a los servicios públicos, porque no tenían ramplas para su ingreso y siempre participó y apoyó proyectos que permitieran subsanar estos temas que tenía que ver con la inclusión de personas con capacidades diferentes”, destacó Miguel.

GRAN AMIGO

Patricio Fuentes, presidente de la Agrupación de Discapacitados Físicos Bienestar de Angol y amigo de Yan, señaló a Malleco7 que para “mi él era como un hermano, un gran amigo, con el cual trabajamos codo a codo. Era el secretario de nuestra agrupación y nos dejó un gran vacío con su partida, pero a la vez una gran enseñanza, la de luchar por nuestros derechos como personas en situación de discapacidad”.

Asimismo, Yerco Castro, presidente las Agrupación de Deportes, “Los Pumas de Nahuelbuta”, expuso que “junto con él hicimos muchas cosas, para beneficio de la gente con capacidades diferentes, principalmente en el tema de la inclusión, por lo que su muerte es una gran pérdida para nosotros”, sostuvo.

Su velorio fue en la Iglesia Cristiana Más que Vencedores, ubicada Hamburgo 970, y sus funerales fueron este miércoles en el Cementerio Parque Angol.