Polémica en Collipulli por adecuación de planta del municipio

Concejala Juliana Bustos rechaza que se suba en un grado el cargo del alcalde, porque al hacerlo tendría que hacerse lo mismo con varios altos directivos, y mejorar las remuneraciones para todos ellos, lo que no corresponde.

COLLIPULLI.- Su desacuerdo con la propuesta de adecuación de la planta funcionaria de la municipalidad de Collipulli, que se está haciendo en el marco de la Ley 20.922, porque se sube en un grado el cargo del alcalde y se mejora su remuneración, lo que implica que varios otros altos cargos directivos también tengan que subir de grado y mejorar sus sueldos, mostró la concejala Juliana Bustos, argumentando que esto no le parecía bien porque los sueldos de ellos ya fueron mejorados.

LA LEY

La concejala dijo que el 2016 se creó la ley 20.922 que mejoró en el país las remuneraciones de los administrativos y auxiliares, que subieron dos grados, y de los altos directivos que estaban a cargo de unidades consideradas indispensables, como Secretaría Municipal, Administración y Finanzas, Control, Secplac y  Desarrollo Comunitario, quienes no podían estar más de dos grados abajo que el alcalde, por lo que algunos subieron uno y otros dos, y también se les comenzó a pagar la asignación profesional.

Antes de esto –agregó- ya se había establecido que el juez de Policía Local y el administrador municipal tenían que ser los grados más altos después del alcalde.

El tema –dijo la concejala- es que la ley establece que sí se sube en un grado el cargo del alcalde, como lo está proponiendo Manuel Macaya, de pasar del grado 5 al 4 (el número más bajo significa grado más alto), todos estos altos directivos inmediatamente, por imperio de la ley, tienen que subir para quedar a dos del jefe comunal, lo que implica mejorar las remuneraciones para todos ellos.

El problema, según dijo, es que a los alcaldes y a los altos directivos ya se les había mejorado sus remuneraciones con la subida de grados y con la asignación profesional para los segundos, por lo que la propuesta del alcalde Macaya, que sube un grado para este cargo y para los otros directivos, “pareciera ser injusta y significaría menos recursos municipales para efectuar gestión en favor de la comunidad”.

Bustos también cuestionó que el municipio le esté entregando esta propuesta de adecuación a última hora, por lo que “el Concejo que tiene que aprobarla no va a tener quizás todos los tiempos para hacer un estudio adecuado y poder establecer modificaciones si las hubiera”.

SIN SUBIR DE GRADO

Consultada Juliana Bustos si el alcalde podía efectuar una adecuación de la planta funcionaria sin subir el grado para su cargo y por ende para los otros altos directivos, dijo que totalmente sí, agregando que “ésta es la oportunidad para aumentar la planta, ver donde faltan profesionales, generar cargos directivos, lo que exige la ley es que el 75% sean técnicos o profesionales”.

La adecuación de la planta municipal, con la subida de grado para los cargos de alcalde y los altos directivos, significa un aumento anual de alrededor de $80 millones, dijo la concejala, agregando que la Ley que la permite estableció que los municipios podían gastar, como máximo en la misma, el 42% de los recursos propios y según los análisis efectuados, con la propuesta del alcalde Macaya ya se estaría sobre el 40%, “lo que significa estar muy al límite”.

Esta propuesta será analizada por el Concejo del 14 de agosto, para ser aprobada o rechazada la última semana del mes.