Una parte de los intervinientes, con diversas medidas para prevenir contagios, estuvieron en el Tribunal, y otros actuaron desde sus oficinas a través de video conferencia.  

Con todas las medidas de seguridad y protección necesarias se realizó, durante la mañana de este jueves, el primer juicio semi presencial en el Tribunal Oral en Lo Penal de Angol, desde que comenzó la emergencia sanitaria por la pandemia, donde los jueces condenaron a un joven por el delito de robo en lugar habitado.

El fiscal a cargo de la investigación, Carlos Bustos, solicitó 120 días de presidio en un régimen cerrado y 980 días de libertad asistida especial, mientras que la lectura de la sentencia fue fijada para este lunes. El joven, quien tenía 17 años al momento de cometer delito, fue condenado por robo en lugar habitado cómo adolescente, debido a que cuando cometió el ilícito era menor de edad.

MEDIDAS

El juicio se realizó en forma semi presencial, puesto que una parte de los intervinientes estuvieron en la sala, como ocurrió con el juez redactor (Francisco Boero) y los testigos. El resto participaron a través de videoconferencia, como es el caso de las juezas Karina Rubio (presidenta) y Solange Sufán; el fiscal Carlos Bustos y el defensor penal Irwin Rodríguez, además del imputado M.A.M.Q, quien estuvo conectado desde el centro penal angolino.

Antes del ingreso de los testigos y del juez redactor, se aplicaron todos los protocolos sanitarios definidos por dicho Tribunal para tal efecto, como sanitización del lugar, el uso de mascarilla y distancia social, entre otras.

HECHOS

Según explicó el fiscal Carlos Bustos, los hechos ocurrieron el 31 de diciembre de 2019, en vísperas de Año Nuevo, a eso de las 14,30 horas, en la calle Arrebol, en la comuna de Renaico. “En ese contexto M.A.M.Q., ahora de 18 años, ingresó a un inmueble, aprovechando que la víctima había salido. Una vez adentro sustrajo algunas especies, entre ellas un parlante, unas gafas y una alcancía”.

Cuando salía fue sorprendido por Carabineros, que llegaron al lugar luego que una vecina avisara al dueño de casa, vía telefónica, que alguien había ingresado a su casa. Bustos explicó que el joven intentó huir, pero fue detenido en un lugar cercano.