Fue anunciado esta mañana por el Presidente Piñera para ayudar a controlar la pandemia; entrega papel clave a las Fuerzas Armadas y permite restringir ciertos derechos constitucionales y efectuar cuarentenas masivas.

Con esta medida el gobierno se abre a la posibilidad de establecer cuarentenas para ciudades, regiones e incluso el país; también establece la posibilidad de restringir ciertos derechos constitucionales como el libre tránsito y el derecho a reunión.

Esta medida implica la colaboración de las Fuerzas Armadas con la designación de jefes de la Defensa Nacional, quienes asumirán el mando de las Fuerzas de Orden y Seguridad Pública en las zonas respectivas.

Este Estado de Excepción Constitucional de Catástrofe por 90 días, que comenzará a regir este jueves a partir de las 00 horas, fue decretado este miércoles por el Presidente Sebastián Piñera para todo el territorio nacional.

Esta medida permitirá -dijo el Presidente- proteger mejor la cadena logística de traslado de insumos médicos, facilitar el cuidado y traslado de pacientes y personal médico y la evacuación de personas cuando sea necesario, resguardar el cumplimiento de las cuarentenas y de las medidas de aislamiento social que se han establecido.

Igualmente permitirá -dijo el Jefe de Estado-  decretar toques de queda y restringir la libertad de reunión en lugares públicos.

Además, el jefe de Estado añadió que “este estado de excepción permite dictar una serie de medidas, incluyendo la restricción de reuniones en espacios públicos para evitar aglomeraciones; asegurar la distribución de bienes y servicios; ordenar la formación de reservas de alimentos y otros bienes necesarios para asegurar la subsistencia de la población; establecer cuarentenas o toques de queda; dictar medidas para la protección de servicios de utilidad pública; y limitar el tránsito o locomoción de personas”.

Además, agregó que el Estado de Catástrofe posibilitará también el mejor resguardo de las fronteras para  evitar el ingreso a posibles contagiados.

Se ha planteado que esto también podría permitir medidas para evitar el acaparamiento en los supermercados y dar curso a un control de precios para los productos de primera necesidad para enfrentar la pandemia, donde hace días se vienen cometiendo abusos.