Fue nombrado Vicario General de Orden Franciscana fundada por San Francisco de Asís. Sus padres manifestaron su alegría por este nombramiento, que implica una gran responsabilidad.

MALLECO.- Alegría causó en la comunidad católica mallequina el nombramiento del sacerdote lumaquino, fray Isauro Ulises Covili Linfati, de 60 años, como nuevo Vicario General OFM, hecho ocurrido el miércoles 14 de julio pasado, en Colegio Internacional San Lorenzo de Brindis, en Roma, durante el Capítulo General de la Orden de los Hermanos Menores.

Fray Isauro Covili Linfati nació el 22 de marzo de 1961, en la localidad de Lumaco, Diócesis de Temuco. Ingresó al Noviciado de la Orden de Hermanos Menores el 26 de julio de 1981. Fue ordenado sacerdote el 23 de noviembre de 1990 y fue elegido como Ministro Provincial de la Orden Franciscana en Chile el 16 de octubre de 2017, servicio que mantiene hasta la actualidad.

El religioso destaca por su activa colaboración en diversas arquidiócesis en el país como párroco, vicario foráneo y miembro del Consejo de Presbiterio. El vicario, cargo que asumió Fray Isauro Covili, es la persona que ejerce las funciones de otra, en todo o en parte por delegación y nunca con carácter propio; la sustituye por tiempo indefinido o determinado. De forma más sencilla se puede decir que un vicario es aquel que toma el lugar de otro, el suplente, el sustituto.

CONTENTOS

Malleco7 conversó con sus padres, Pablo Covili Cassanelli y Cecilia Linfati Cantergiani, quienes manifestaron su alegría por el nombramiento de su hijo. Su madre dijo que la impresión fue grande cuando supo del nombramiento de su hijo, indicando que recibió el llamado a eso de las 8 horas del miércoles 14.

“Estábamos felices, pero después vino una reacción, porque la tarea que se le viene encima no es fácil. Por un lado tenemos esa felicidad de que haya sido nombrado, porque él es un muy buen sacerdote, pero también la preocupación de lo que viene ahora para él”, sostuvo. Agregó que en un momento ella pensó “pero por qué no les dijo que no, pero tampoco como franciscanos ellos se pueden negar a ese tipo cargos”, explicó la señora Cecilia.

PERO PREOCUPADOS

Asimismo, don Pablo, indicó que “por un lado me sentí contento, pero por otro, preocupado por las responsabilidades que debe asumir, las cuales son grandes, es una tarea pesada, entonces uno se preocupa. De todas formas no nos queda otra cosa que dejar todo en las manos de Dios”.

Ambos progenitores indicaron que también tienen pena, porque se les aleja un poco más, pues sus labores las deberá cumplir en Roma durante un periodo de seis años. “Cuando estaba en Santiago nosotros teníamos la posibilidad de que el viajara a Angol una o dos veces al año; ahora no sabemos cómo será”, explicó don Pablo. Su esposa agregó que esperan que por lo menos una vez al año pueda viajar a visitarlos.

DEDICADO

Isauro Covili Linfati, es el segundo de 8 hermanos. Nació en Lumaco, pero llegó a Angol cuando aún era pequeño. Acá cursó sus estudios básicos y secundarios. “Isauro es un sacerdote humilde, sencillo, pobre como era Francisco, muy dedicado a su misión de evangelizar, que le fue encomendada por la Iglesia, es muy cercano a la gente, principalmente a los más humilde”, explicó su madre.