Tambor mayor de Carabineros en gran Parada Militar: “cumplí un sueño”

El aspirante a oficial Ignacio Aguilera Duhart dialogó con Malleco7 en su casa junto a sus padres. Joven -entrevistado en varios canales de TV- destacó por su humildad y cercanía con la gente. Quiere a Carabineros cada día más integrado con la comunidad.

LOS SAUCES.- El aspirante a oficial de Carabineros Ignacio Aguilera Duhart, de 21 años, sabe que fue un honor haber liderado a la institución en la gran Parada Militar como Tambor Mayor, pero también que fue una experiencia impagable porque su desempeño sirvió para seguir acercando a esta institución a la gente, lo que vio reflejado en el cariño que le demostraron en el desfile en el Parque O’Higgins, Providencia y Las Condes.

El joven de Los Sauces, que estudió en la Escuela Gustavo Vásquez Díaz de esta comuna y en el Colegio San Francisco de Angol, desde muy niño ha tenido una cercanía con Carabinero, ya que su padre, Patricio Aguilera, es suboficial en retiro y su madre, Julieta Duhart, como educadora de párvulos, creó un escuadrón infantil de carabineros para acercar a las familias a esta institución.

“Desde que nací vengo viendo gente verde, mi papá, en la comisaría, yo me lo pasaba con él, me aferraba a sus piernas cuando se iba, lloraba por la ventana, pero cuando él volvía contento por la cercanía y por las cosas que la gente le demostraba por ser carabinero, yo creo que esas cosas me fueron marcando”, dijo el joven.

Aguilera Duhart reconoce que ser el Tambor Mayor de Carabineros en la Parada le generó un poco de nerviosismo en los días previos, pero recalca que el apoyo del general director, Mario Rozas Córdova, fue fundamental. “En la mañana se me acercó el general director, me entregó su apoyo, me entregó el mando de la institución y me dijo cuando tú encabeces el desfile, tu será el general director, me dijo que no me metía presión y todo el mundo se largó a reír, pero creo que fue una presión muy linda, una experiencia única y me emociono porque fue algo muy difícil que me lo propuse y se logró”.

CARABINEROS MÁS CERCANOS

Uno de los objetivos de este joven es que la gente no le tema a carabineros y pueda estar más cerca de ellos, por lo que el cariño que recibió el día de la Parada Militar lo llenó de satisfacción “La gente se me acercaba mucho y con eso me quedó más que pagado, más que con la presentación que hice en representación de la institución, me quedo con el cariño expresado por la gente, creo que tener una multitud a mi alrededor pidiendo fotografías, felicitándome como soy como persona, felicitando la formación de mis abuelos, de mis padres, creo que soy un privilegiado de haber vivido esa experiencia”.

TRABAJO Y PERSEVERANCIA

Ignacio Aguilera Duhart dice que haber sido Tambor Mayor fue cumplir un sueño, pero también producto de mucho trabajo y perseverancia, agregando que “como dijo mi general director en su discurso, que en base al trabajo uno puede lograr las cosas y soy un fiel representante de que sí, con un trabajo duro, constante y aunque hayan mil trabas todo se puede lograr”.

El reconoce para que para muchos jóvenes la situación es un poco difícil en La Araucanía, pero agrega que los sueños de ellos no son imposibles, porque “cuando uno cree que es capaz y tiene el apoyo de la familia todo se puede”.

Y si de sueños se trata, recuerda que cuando niño le preguntaban qué quería ser cuando grande y él respondía que carabinero y general director de esta Institución, sueños que aún mantiene.

Por último, Ignacio recuerda una anécdota muy decidora; cuando estaban por subirse al bus para dirigirse a la Escuela una ciudadana peruana, en medio del afecto expresado por decenas de personas, le pasó 10 mil pesos para que se lo trajera a su madre por el esfuerzo hecho por ella, lo que para él fue muy sorpresivo y emocionante, pero obviamente no lo pudo aceptar porque no está en los valores que su familia le inculcó y en la formación que ahora recibe de Carabineros.