José Crisanto Mellado Penrroz (59) es buscado con desesperación por su familia, pero sin resultados. Su hija pide más apoyo.

ANGOL.- Sin resultados continúa la búsqueda de José Crisanto Mellado Penrroz, de 59 años, quien el jueves cumplió un mes desaparecido. Así lo explicó a Malleco7 su hija María José, quien dijo que ella no ha podido salir a buscarlo, mientras que la PDI ha paralizado las labores de rastreo, situación que la tiene preocupada, debido a que cree que el caso de su padre “está siendo olvidado”.

José Mellado desapareció el lunes 26 de julio pasado, situación que ha llevado a sus familiares y amigos a recorrer distintos puntos de la comuna de Angol, para encontrarlo, pero los resultados no han sido los esperados. Su hija explicó que ella no lo ha podido salir a buscar, debido a que se encuentra solucionando el tema del lugar en que vivirá, porque tiene que entregar la casa que arrendaba con su padre en El Retiro a fines de este mes.

DESILUSIONADA

La joven dijo estar desilusionada y triste, porque cree que el caso de su papá ya está siendo olvidado, porque la PDI no está buscando y ni siquiera se ha comunicado conmigo. Dijo que tampoco ha habido participación de otras instituciones especializadas en el rastreo de su progenitor, a excepción del Ejército que apoyó durante 2 días.

Los únicos que están buscan son algunos familiares y amigos, en condiciones precarias, porque las condiciones en las que ellos están trabajando no son las adecuadas, debido a que no tienen la experiencia.

María José también reiteró el llamado a los vecinos y vecinas a que se sumen a la búsqueda no haciendo recorridos, sino que difundiendo a través de las redes sociales para que el caso se haga cada vez más conocido y existan mayores posibilidades de encontrar a su padre. Cualquier  antecedente sobre el paradero de su padre, pueden llamar al número de celular +56940596316 o al 134 de la PDI de Angol.

26 DE JULIO

“Mi papa desapareció el lunes 26 de julio, a las 12 horas; se dirigió al Cesfam Alemania donde tenía que hacerse curaciones; allí  fue atendido, pero desde cuando salió se perdió el rastro. El sufre de una fuerte depresión, es diabético, hipertenso”, explicó.

Agregó que su padre tuvo un accidente cardiovascular hace 10 años aproximadamente, luego de lo cual comenzó a presentar episodios de desorientación, los que en ocasiones anteriores le había provocado que se perdiera.